sábado, mayo 21, 2005

Libertad y Materialismo (II)

Las ideas tienen consecuencias. Generalmente no deseadas. Durante los últimos cincuenta años, en buena parte gracias a Freud y Rosseau hemos sufrido una psico-sociología de la irresponsabilidad. Los presuntos psicólogos (de todos los partidos) han ido descubriendo (¿fingiendo?) capas sucesivas de determinismo en la conducta humana.

Cada vez que una conducta se explicaba, era inmediatamente eliminada del campo de la responsabilidad, puesto que estando determinada, no podía ser “culpa” del sujeto. El famoso binomio libertad-responsabilidad se sumó imperceptiblemente a las antiguas visiones (animistas) de libertad como ausencia de determinación, de forma que parecía que cuando todas las capas de determinismo cayeran, quedaría la elección humana deliberada: el precipitado final de voluntad, y único sujeto de responsabilidad.

Como ya os hice notar en el post anterior, desde un punto de vista no animista (=materialista), cuando todas las capas de determinismo (físico) caen, NO QUEDA NADA. Si la libertad es ausencia de determinación, no la hay, y por tanto el binomio libertad-responsabilidad conduce a la eliminación de toda la responsabilidad. Mi admirado San Agustín y su discípulo Calvino, reflexionado sobre la gracia y la capacidad profética de Dios, se encontraron con el mismo problema: Dios lo sabe todo y su gracia es irresistible, por tanto todo hombre que peca lo hace por voluntad divina y ¿Cómo puede merecer castigo?. Este problema es una instancia particular de la cuestión del Mal en un mundo dirigido por un Dios infinitamente bueno, e infinitamente poderoso (por cierto, la madre de todos los problemas teológicos).

Bueno…¿existe pues la responsabilidad moral?

Empezando por el principio (que no suele ser el mejor lugar para empezar) hay que recordar que en la cosmovisión materialista hay materia y consciencia y que la consciencia esta determinada por la materia.

La voluntad, como el dolor, el placer o las emociones están en el campo de la subjetividad. De hecho, por el mismo “cogito cartesiano”, la existencia de las sensaciones es demostrable. Cuando yo digo “me duele el pie” (si no miento) esa afirmación es ABSOLUTAMENTE cierta, puesto que se refiere a mi yo consciente. Si percibo que algo me duele, el “algo” es dudoso, pero el “dolor” es innegable, puesto que el dolor es precisamente una percepción. El dolor es parte de mi subjetividad. (Cuando luego afirmo “porque se me ha clavado una astilla”, lo que digo depende de una realidad física de cuyo conocimiento puede dudar racionalmente el escéptico o el solipsista). El yo sintiente y sus percepciones no los puede dudar nadie.

La libertad existe en el campo de la subjetividad: cuando un individuo elige entre varias opciones, toma la que prefiere. Ahí está el acto de voluntad. Su voluntad está determinada, pero eso no la hace menos voluntad. La voluntad es lo que quiero y elijo. El hecho de que yo este determinado para querer o elegir no hace que yo quiera o elija menos.

Supongamos que X asesina a Y. Su yo consciente lo decide. Ese yo es el sujeto de responsabilidad. Es verdad que esa decisión corresponde biyectivamente con una configuración material de su cerebro físicamente determinada. Pero también corresponde a su consciencia. A su YO. El criminal puede decir “estaba escrito” pero no puede decir “no quise”. Lo cierto es que “estaba escrito que quisiese”.

Mas aún, si X asesina a Y comete un acto malvado que demuestra que ES malo. Es responsable de sus acciones, puesto que son la decisión de su yo consciente. Ese “yo” esta determinado a elegir la maldad, pero a la vez (¡por eso mismo!) elige la maldad. En un universo materialista se castiga al malo no por actuar mal, sino por algo mucho peor: por ser malvado. La acción revela la naturaleza. (Y esto es EXACTAMENTE la moral calvinista: el pecado no condena sino que revela la ausencia de gracia).

Nadie se puede esconder tras el determinismo: aunque seas malo “porque el mundo te ha hecho así” el “por que” no quita lo que ERES.

Esta moral calvinista, que yo considero que es la única compatible con el determinismo, tiene algunas consecuencias. Permite crear una jerarquía moral (entiéndase moral no solo como "no hacer mal", sino teniendo también en cuenta las virtudes activas y la capacidad para disfrutar la vida: moral en términos post-cristianos) . Hace que siempre prefiramos a los buenos, pero a la vez excluye odiar a los malos, puesto que lo son por naturaleza. Entonces trataremos a los malos con toda la fuerza necesaria para defender a los buenos, pero sin mayor odio. Me recuerda al concepto cristiano de “amar a los enemigos”, en el sentido de que odiarlos es inútil, pero a la vez determina una jerarquía moral que induce a luchar por defender a los buenos, según el principio talmúdico de que “quien es misericordioso con los crueles, es cruel con los misericordiosos”.

Es una ética que permite la contundencia excluyendo el odio.

6 Comments:

At 3:21 a. m., Blogger Kantor said...

Acabo de encontrar esta novela, que trata sobre la naturaleza del tiempo: es claro que en un universo puede haber voluntad o presciencia pero no ambas.

http://www.sadrac.com.ar/CuenLec05/hombre_estocastico.zip

Robert Silverberg
En la pagina del sadrac

http://www.sadrac.com.ar

 
At 6:13 p. m., Blogger AMDG said...

Hola Kantor, vamos con esta.

Si el determinismo es verdadero, y tu estás convencido de que es verdadero, es porque estás determinado para creer que es verdadero.

Pero entonces, tu "razonamiento" está determinado por tu estructura psicosomática.

Por tanto, ni hay criterio científico para refutarlo ni tiene sentido hacerlo. En el fondo ni es siquiera un razonamiento sino una secrecion psíquica comparable a un deseo, un calambre, solo que mucho más complejos.

 
At 6:27 p. m., Blogger Kantor said...

Bueno, algunos estamos determinados a tener razon y otros estan determinados a equiocarse.
;-)

Por lo demas mi pensamiento es una pieza de subjetividad. Es decir los razonamientos siguen siendo verdaderos o no, puesto que yo no niego la subjetividad y sus objetos
: al contrario me parecen innegables.

Ahora bien, esos objetos subjetivos corresponden biyectivamente a su sustrato material, el cual esta determinado.

Pero esto no afecta a la existencia o no de la verdad, como no afecta a la existencia del bien.

Lo unico que tiene de especial el materialismo es que es una teoria de la predestinacion. De lo que trata mi post es de que la predestinacion de X a tener una cualidad subjetiva no afecta a la realidad de esa cualidad subjetiva.

Ni a la responsabilidad, en la medida en que mi yo, determinado a ser de una determinada forma, ES de esa forma. Y precisamente lo que hay que juzgar es ese "ser". Si el actuar es un resultado del ser, el juicio moral es posible, ahora bien, pasara de ser un juicio del "actuar" a ser un juicio del "ser"

 
At 5:05 p. m., Blogger AMDG said...

Yo dije: "... tu "razonamiento" está determinado por tu estructura psicosomática.

Por tanto, ni hay criterio científico para refutarlo ni tiene sentido hacerlo."

Tu respondes: "... los razonamientos siguen siendo verdaderos o no, puesto que yo no niego la subjetividad y sus objetos"

De un lado tu razonamiento es incorrecto (confundes el proceso de razonar con la necesidad de un verdad lógica). Si un razonamiento es válido, lo es por sí mismo, independiente de la subjetividad, del psiquismo del sujeto que lo realiza.

De otro lado, estas introduciendo un tercer género de materialidad, aparte de la física y la psíquica: las verdades necesarias de la lógica y las matemáticas (extensible al conocimiento por los sujetos de las relaciones entre los fenómenos del mundo, la ciencia).

Permiteme una pregunta: en tu opinión, el desarrollo de ese conocimiento, ¿está predeterminado en la materia física?

 
At 9:08 p. m., Blogger Kantor said...

"Permiteme una pregunta: en tu opinión, el desarrollo de ese conocimiento, ¿está predeterminado en la materia física?"

Claro; es un resultado de la existencia del lenguaje que es parte del cerebro. LAs relaciones entre significados son hechos subjetivos con derecho propio a existir, asociados al funcionamiento del cerebro.

El problema fundamental, yo creo, es que creemos que la determinacion fisica excluye la racionalidad subjetiva, cuando lo que yo digo es que la racionalidad subjetiva corresponde a las operaciones computacionales del cerebro.

La verdad matematica existe; es parte de las relaciones existentes entre significados. Pero todos esos significados no corresponden mas que a configuraciones del cerebro.

En todo caso, es obvio que la evolucion escoge los cerebros mas capaces de adapterse a la realidad fisica; existe pues una tendencia darwinista a que predominen los crebros mas capaces de elegir la verdad. A esos cerebros les corresponden las consciencias mas racionales.

 
At 9:37 a. m., Blogger AMDG said...

Hola Kantor,
Perdona, me olvidé de seguirlo...

Dices: "La verdad matematica existe; es parte de las relaciones existentes entre significados. Pero todos esos significados no corresponden mas que a configuraciones del cerebro."

El materialismo filósofico de G. Bueno propone algo distinto, un tercer género de materialidad en el que están todas esas verdades que NO dependen del segundo género de materialidad:

"Denotamos con esta expresión a objetos abstractos (no exteriores, pero tampoco interiores), tales como: espacio proyectivo reglado, rectas paralelas, conjunto infinito de números primos, «Langue» de Saussure, relaciones morales [451-461], identidades sintéticas [214-217], que propiamente no se incluyen en un lugar o tiempo propios (el sistema de los cinco poliedros regulares no está ni en Francia ni en Alemania, ni tampoco dentro de la cabeza de los franceses o de los alemanes: es atópico."

Aquí:
http://www.filosofia.org/filomat/df075.htm

Y más:
http://www.filosofia.org/filomat/df072.htm

Deja al fanático calvino y pásate al materialismo español, Kantor :)

Y por cierto, tienes toda la razón al indignarte con la canallada de Ugarte.

 

Publicar un comentario

<< Home