sábado, abril 22, 2006

EL Sistema Nacional de Dependencia

Por fin este Gobierno, que nos afligido con una vuelta a los privilegios territoriales feudales en España y un indisimulado apoyo a la ultraderecha religiosa del Islam a escala global, ha anunciado una medida que podemos caracterizar, para bien y para mal, de clásicamente socialdemócrata.

El Sistema Nacional de Dependencia consiste en una serie de políticas dirigidas a aliviar las cargas de las familias con uno o varios miembros en situación de dependencia (ancianos que no se pueden valer, sobre todo). El número de hogares en estas condiciones no ha dejado de crecer en España en los últimos años, conforme la esperanza de vida aumentaba, generando un problema social que solo se podrá agravar en el futuro.

La idea de que la sociedad se haga cargo de los riesgos no asegurables de los individuos es un resultado clásico de la teoría económica: un país relativamente rico puede y debe permitirse mantener cualquier esquema de seguro social que no incentive comportamientos irresponsables. En general la dependencia en la Tercera Edad es un riesgo de difícil aseguramiento privado (y más difícil para las clases más desfavorecidas) y es difícil creer que un esquema de seguro universal pueda generar ninguna dinámica perversa.

Es por tanto, más aun que el desempleo o la educación, un sector donde se dan las hipótesis de intervención estatal eficiente y yo personalmente doy la bienvenida a la idea de este Sistema Nacional de Dependencia. No estoy sin embargo en condiciones de evaluar las políticas concretas que ha propuesto el Gobierno. Diré sin embargo lo que la teoría económica ortodoxa recomienda en este caso:

1.-El Estado, que puede redistribuir y debe regular, no puede ni debe producir.
En efecto; el Sistema Nacional de Dependencia tiene muchas papeletas para convertirse en una enorme burocracia, prestataria ineficiente de servicios a la Tercera Edad, a cargo del contribuyente. Una forma de medir la calidad del sistema es medir el número de funcionarios por unidad de presupuesto. Ojalá que tienda a cero.

2.-Ayudar a la sociedad civil a hacer mejor lo que ya hace bien. La familia sigue siendo el primer prestatario de seguro social del país. A veces anda corta de presupuesto y precisamente los subsidios contingentes en el nivel de dependencia y renta son la forma más cómoda de ayudar a las familias. Ellos conocen sus necesidades y pueden comprar en el mercado los inputs (especialmente trabajo) que necesitan para ayudar a los dependientes. La familia no necesita un burócrata en su casa, sino (eventualmente) un empleado.

3.-Iniciativa empresarial y apoyo al I+D privado. La gestión de la Dependencia tiene economías de escala, y las mejoras tecnológicas pueden mejorar la calidad de vida de muchos individuos con gastos limitados. Pues bien: no es necesario subvencionar estas mejoras: si el sistema de redistribución a favor de las familias con dependientes funciona, ellos mismos buscarán en el sector privado las tecnologías y servicios que necesitan.

Solo queda un punto que tratar acerca del Sistema Nacional de Dependencia:

Ejem...¿Cómo lo vamos a pagar? El Gobierno reconoció que no lo tenían muy claro… esta es una constante en la acción de este Gobierno.

La mejor forma de financiar gasto público en un lugar, es quitarlo de otro. En los comentarios espero propuestas de reducción de gasto público para dedicarlos al Servicio Nacional de Dependencia. Yo os voy a dar mi opinión:

Privatizando (que no desmontando) el Estado del Bienestar.

¿Hospitales Públicos? No, Hospitales privados, subvencionados y regulados
¿Escuelas Públicas? No, cheque escolar

Y no solo eso: más seguridad privada, más outsorcing en la Administración, menos funcionarios, y más administración electrónica.

En todo caso en esta medida, ambiciosa y relativamente bien diseñada (hasta donde llega mi conocimiento) intuyo la mano siempre diestra de Solbes. Una vez más, en pugna constante con las tendencias demagógicas y nihilistas de sus propios conmilitones, los economistas del PSOE se consolidan como la única fuerza constructiva de la izquierda española. Que buen vasallo, si hubiere buen señor.

PD.- Egócrata tambien lo defiende: supongo que mis co-bloggers liberales empezarán sus posts de crítica así: "Los socialistas de todos los partidos...". Pero quizá deberían empezar refutando el post sobre seguro social y Estado del Bienestar.



14 Comments:

At 12:33 a. m., Anonymous René Guerra said...

No soy nada optimista con la medida. Pero sí estoy de acuerdo con tu opinión (aunque no demasiado, claro, pero no quiero discutir aquí desde un punto de vista ancap) Lo de privatizar el estado de bienestar es bienvenido, el dinero tiende a evaporarse con rapidez en manos estatales, mientras menos manos lo acaricien mejor para todos.
Con lo de "hospitales subvencionados" no estoy de acuerdo. Le tengo más confianza a las personas, son ellas quienes deben recibir las subvenciones. De hecho, pienso que solo las personas deben ser destinatarios de ayudas.
Un ejemplo: Si en lugar de dársele dinero a una ONG, se le diera a sus miembros con completa decisión sobre él, y si ellos quieren, que lo usen en su ONG del modo que mejor les parezca, ahorraría a todos muchísimos sinsentidos.

 
At 5:24 a. m., Blogger Kantor said...

Yo no estoy a favor de subvencionar a los hospitales: estoy a favor de subvencionar a los enfermos, y mucho mejor: de subvencionar a los enfermos para que se compren polizas de seguro sanitario.

 
At 12:31 p. m., Anonymous Iván Moreno said...

Post bastante interesante, Kantor... como casi siempre. Le veo sin embargo, un problema de anacronismo.

El nuevo sistema nace en la España que vivimos y no en otra. El gasto que implica es elevadísimo, y no sé tú, pero yo no veo a este Gobierno reduciendo gasto de otros aspectos, y mucho menos de la sanidad, la educación o la seguridad.

Desde ese punto de vista, sinceramente, no veo una gran relevancia del Ministerio de Economía en el asunto. Veo más la mano de Caldera, y el afán demagogo como base del Sistema de Dependencia.

Con esto no quiero indicar que me parezca mal la idea, que me parece bastante aceptable, incluso desde una perspectiva liberal. Simplemente que no me parece basado en la lógica sino en la demagogia... lo cual sí me parece bastante peligroso, marcando la senda a seguir por este Gobierno de frases rimbomantes, ya comenzada con la subida del SMI, la ley de matrimonio o las subvenciones a los astilleros, por poner sólo tres ejemplos.

Por lo demás... sólo una pregunta para René... ¿Por qué no discutir aquí desde un punto de vista ancap? Creo que mejor sitio no lo hay ;)

Un saludo

 
At 2:17 p. m., Anonymous René Guerra said...

Moreno, no vale la pena discutir, no al menos por este post. Kantor comprende el punto de vista ancap, yo comprendo el punto de vista de Kantor. ¿Para qué convertir la discusión en equilibrios de Nash y axioma de acción?

Esto es imposible que pueda decirlo de egocrata, citoyen, o coase por ejemplo (y estos son "liberales"). A la izquierda en general, le basta con "sentirse buenos", apoyados en una simplificadora ignorancia económica.

En liberalismo.org las discusiones han llegado hasta identificar a Kantor con los progres (según él mismo). Aquí él pone el parche antes de la herida.
Mi acotación fue exclusivamente sobre un malentendido ya aclarado por Kantor en su comentario, y sobre mi percepción pesimista sobre el asunto, sobre la que no atrevo a pronunciarme en detalle por falta de conocimiento sobre ministerialismo español ¿o plurinacional zapateril?.

 
At 4:24 p. m., Anonymous Iván Moreno said...

Perfecto René ;).

Desconocía que ya habíais tratado el tema anteriormente. Intentaré encontrar los debates, que seguro fueron muy interesantes.

Un saludo

 
At 6:34 p. m., Blogger Kantor said...

"El nuevo sistema nace en la España que vivimos y no en otra. El gasto que implica es elevadísimo, y no sé tú, pero yo no veo a este Gobierno reduciendo gasto de otros aspectos, y mucho menos de la sanidad, la educación o la seguridad."

Si, ya lo se; pero lo que mas me asusta no es eso. Lo que mas me asusta es que la implementación redistributiva se convierta en
implementación burocrática.

Que empiecen a reclutar funcionarios, y a intentar prestar el servicio ellos mismos, con el desastre inevitable.

Es decir que acabe siendo como el "National Health Service" en vez de como la Seguridad Social (que a pesar de sus defectos es un sistema que mueve zillones de euros con una mínima burocracia)

En cuanto a discusiones en liberalismo.org, por ejemplo:

http://kantor-blog.blogspot.com/2005/04/teorema-de-coase-y-fundamentacin-del.html

http://www.liberalismo.org/bitacoras/1/2536/


Pero mi discusion favorita es esta:

http://www.liberalismo.org/bitacoras/5/1581/

 
At 7:50 p. m., Blogger Ardegas said...

Maestro Kantor: Usted me ha hecho ver la luz. Ahora soy un socialdemócrata de mercado.

 
At 12:40 a. m., Blogger Kantor said...

Maestro es una palabra que debemos dejar para los artistas y los grandes cientificos.

Yo soy un economista competente.

Un saludo.

 
At 8:42 p. m., Blogger Egocrata said...

Kantor, te preocupas demasiado del dinero :-). Por una vez que lo hay (superávit, corcho!) y con la recaudación aumentando, 1400 minolles de Leurus al año es asumible de sobras.

 
At 11:07 p. m., Blogger Kantor said...

Dios, que comentario mas irresponsable. Me has escandalizado.

La recaudación crece con la inflación: diría más: se hincha con ella...

Mira esta presentación del Ministerio: haz abstracción de la propaganda y mira los gráficos:

http://documentacion.meh.es/doc/GabineteMinistro/Notas%20de%20Prensa/2006/SEH/28-02-06%20Diapositivas%20Ejecucion%20Presupuestaria%20Diciembre%202005.pdf


Fijate en la pagina 11 como los ingresos crecen mucho mas que la demanda interna; es el efecto de la inflación sobre el IRPF. Un brutal aumento del tipo marginal real.

PD.-Él post sobre E.On, otro escándalo.

 
At 11:26 p. m., Blogger Citoyen said...

NO comparto tus medidas de reducción de gasto, al menos no totalmente.

Lo de la e-administración es una idea excelente, permitiría no sólo reducir los costes en la administración, sino también y sobre todo agilizar los trámites, aunque plantea algunos problemas jurídicos (relativos al derecho a tener una decisión individual y adaptada al caso particular). Así que debería pasar por una reforma legislativa objetivando en la medida de los posible los criterios. Por otra parte, cuestiones como la firma eléctronica tienen un futuro acojonante. El problema, es que los que ahora son funcionarios la mayoría no saben informática.

En cuanto a los funcionarios y el outsourcing no lo comparto. Creo precisamente que uno de los problemas de la administración es precisamente el outsourcing. Me explicaré:

Es cierto que una empresa privada puede ser mas efectiva en la prestación de un servicio, pero puede también no serlo (recuerda que la empresa privada gana su gloria y su miseria del hecho de maximizar la el beneficio, lo cuál es eficaz la mayoría de las veces pero puede también no serlo) por eso creo que determinados sectores no deberían estar privatizados (educación y seguridad especialmente, el primero por la función de formar ciudadanos que cumple o debiera cumplir y por ser el ascensor social por excelencia, el segundo por el poder real que ejerce que es peligroso delegar a menos privadas por posibles abusos).

Por otra parte, las administraciones públicas tienen funcionarios técnicamente preparados, nunca he entendido porque es mejor que el proyecto se encargue al estudio del arquitecto amigo del director general de turno que qué lo haga uno de los que hay metidos dentro de la administración, sería mas barato y mas interesante.

Si comparto que la función pública debería ser menos extensa. Es por ejemplo delirante que los conserjes, conductores y otras funciones que no necesitan preparación técnica gocen de status de funcionario. Pienso que, en realidad, sólo deberían tener status de funcionario dos tipos de personas: los que realicen funciones técnicas de alto grado (arquitectos, ingenieros, juristas) y los que ejerzan algún tipo de responsabilidad (los jefes de servicio especialmente y algunos de los asesores).

Acepto lo de la sanidad, los sistemas a lo muface funcionan mejor, pero habría que reglamentarlo con fuerza para evitar abusos.

Por último, yo apostaría a título mas personal, por eliminar lo de las lenguas cooficiales y el Estado de las autonomías, exigir un nivel medio en informática para todos los funcionarios y centralizar determinadas actividades (la educación por ejemplo o la cultura)

 
At 10:41 a. m., Blogger belaborda said...

> ' 11:26 PM, Citoyen said...

[...] y centralizar determinadas actividades (la educación por ejemplo o la cultura).'

¿La cultura? Joder, que como ejemplo no está nada mal. Digo ¡nada bien! En absoluto debe estar centralizada; ni estatalizada, por supuesto.

A decir verdad no sé que cultura es esa que tutela el Estado, sea el central, sea el periférico.

 
At 11:02 a. m., Blogger Citoyen said...

Hay ministerio y un montón de consejerías autonómicas que se dedican actualmente a eso. Yo propongo hacerlo solo con el ministerio y alguans circunscripciones desconcentradas, imagino que tu propones no hacerlo en absoluto, son dos visiones distintas.

 
At 9:09 p. m., Anonymous Anónimo said...

La verdad es que aún ahora(tengo 65 tacos),no tengo claro cual es el fin de estos artículos.Todos de una forma u otra acabais tirando hacia la privatización."Meigas fora".Espero que vuestros esfuerzos se queden en humo

 

Publicar un comentario

<< Home