martes, julio 19, 2005

La Geometría de la Degradación Urbana

1.-Degradación Urbana

De entre todos los procesos sociales que van a configurar el futuro de la Europa multiétnica y demográficamente moribunda de las próximas décadas, el más importante es la dinámica típicamente americana de decantación étnica y degradación social que genera los guettos.

Desde una perspectiva económica, es una dinámica autoinducida, en el cual la degradación urbana rebaja los precios de la vivienda, y la reducción de los precios de la vivienda atrae a una población empobrecida, que a su vez genera nuevas externalidades negativas en forma de inseguridad y conflictividad. Esto rebaja aún más los precios de la vivienda, hasta llegar a un nuevo equilibrio, en el cual la población indígena del suburbio es sustituida por la población marginal, que a su vez sufre sus propias externalidades negativas, dificultando la movilidad social y introduciendo a los habitantes de los guettos en una “trampa de la pobreza” de la que es muy dificil salir.

En nuestra variedad europea, a la “trampa de la pobreza” a veces se le superpone una capa más de automarginación en forma de islam militante, aunque no quiero resaltar este punto: la degradación urbana es un proceso general, que puede histerizarse a través del radicalismo político-religioso, pero que también existe sin el.

Las expectativas juegan un papel esencial es aumentar la velocidad de estos procesos: donde la perspectiva de la degradación urbana es relativamente alta, esta se refleja automáticamente en los precios de las viviendas. Eso redobla la velocidad del proceso. En el centro de las grandes ciudades americanas se ha verificado con relativa frecuencia una huida de los habitantes originales. En Londres hay amplios suburbios sin población inglesa, y donde los carteles de las calles (se que es anecdótico) ya ni siquiera están en inglés. En unos miles de enclaves de Francia rige la Sharia. En Alemania hubo un autoproclamado “califa de Colonia”. Villaverde Alto ha vivido bajo la dictadura de los "Latin Kings" y la población española está en retirada.

Las pérdidas económicas que afronta una familia que ve atrapada su propiedad en un proceso de degradación urbana son catastróficas. Robert Schiller proponía la creación de activos financieros que sirviesen como seguro contra los procesos de degradación urbana a través de un sistema de contratos contingentes en la evolución del precio de la vivienda:

http://cowles.econ.yale.edu/P/cd/d10b/d1074.pdf

En Europa nos convendría tomarnos en serio esta innovación financiera.

2.-El corazón del Guetto

Pero quienes sufren con más agudeza el proceso y quienes lo perpetúan son los jóvenes. En primer lugar porque el ambiente juvenil es más violento y más gregario, características ambas que se refuerzan mutuamente. En esas condiciones los procesos de degradación urbana se traducen en la aparición de “escuelas fallidas”, verdaderos focos de infección social en los cuales se dispara la violencia interétnica, y los comportamientos de “acting white” (“actuar como blancos”) , que consisten en la persecución de los alumnos más exitosos académicamente a los que se ve como “asimilados”, y a quienes el resto aíslan y agreden, haciendo imposible que las escalera de ascenso social que pretende ser la escuela pública se utilice. Perpetuando el guetto, sus patologías sociales y en el caso de los musulmanes, sus externalidades políticas.

El gran error de los planificadores de la escuela pública es que no han entendido que la producción de educación es un proceso que exige de la participación del alumno. El sistema público no ha fallado por la falta de incentivos del profesorado, o por la inadecuación del currículo, como pretenden las interpretaciones clásicamente liberales, sino por la falta de incentivos de los educandos. El alumno es el primer agente en la producción educativa. No hay presupuesto que le sustituya.

Los padres que se lo pueden permitir, HUYEN de las escuelas públicas, e incluso parcialmente de las concertadas. Eso, por supuesto, agudiza aun más los problemas de selección adversa en las escuelas fallidas. El planificador educativo ve este proceso y en un movimiento absolutamente totalitario, en lugar de entender esta huida como un síntoma del fracaso del modelo, pretende frenarla por la fuerza, evitando que los padres que tienen verdadero interés, puedan salvar a sus hijos de las dinámicas de fracaso social de los guettos.

En el fondo los "cheques escolares" y la libre elección de centro son parte de una política esencial de lucha contra de los procesos de degradación urbana. La escuela pública actual es “el corazon del Guetto”, donde todas las redes sociales de la marginación se cruzan. Y precisamente por eso, un sistema donde los padres puedan elegir las escuelas y las escuelas puedan elegir a los alumnos, es decir un sistema de socialismo de mercado puede, si no evitar que “ningun niño quede atrás”, al menos asegurar que “algunos avancen”.

Más información sobre Educación:

http://kantor-blog.blogspot.com/2005/03/educacin-i-pequeos-fascistas.html
http://kantor-blog.blogspot.com/2005/03/educacin-ii-identidad-y-regulacin.html

En todo caso, el proceso de degradación urbana no admite soluciones fáciles. Luchar contra ella es una de las batallas más importantes para evitar que el escenario de “guerra civil europea” que profetiza Michel Houellebeq, se haga realidad.

10 Comments:

At 7:42 a. m., Anonymous Gongren said...

Excelente post, Kantor. Es muy interesante -y necesaria- la crítica que haces a las "escuelas fallidas".
Gracias.

 
At 8:43 a. m., Blogger Wonka said...

Muy, muy importante lo que analizas en esta anotación. Muy pertinente, también, el comentario sobre la centralidad del alumno, y sus incentivos, en la educación. Que se den los planificadores una vuelta por algunos barrios de las ciudades del sur de Madrid para ver la realidad de lo que cuentas respecto de las escuelas fallidas. Mi instituto, el primero que se fundó en mi ciudad, sacó adelante promociones de primer nivel hacia la Universidad. Hoy tiene una tasa de presentados en Selectividad del 30% de los matriculados en 2º de Bachillerato, y una tasa de aprobados sobre esos presentados bajísima, del 65%. Por contra, los centros privados, a los que van huyendo las familias, si pueden (y, sobre todo, si los planificadores les dejan, muy poco) tienen tasas de presentados del 70-85%, y de aprobados del 90-100%. Lo peor es que las familias más preocupadas por la educación escolar de sus hijos perciben la situación, pero, si no tienen suficientes recursos, se ven inermes ante un sistema que, simplemente, no les permite elegir.

 
At 6:56 p. m., Anonymous jclavijo said...

"Excelente", "pertinente", "interesante"... oh, vaya, ¡real como la vida misma!, muy agudo, muy directo, muy clarito, muy contundente...

Sí, pero ¿y las causas?

Hombre, claro, la inmigración tiene la culpa de esta inducida degradación. Un estricto control de los movimientos migratorios resolvería el problema...

Evidente: si hay campos de concentración de inmigrantes, éstos no estarán, a no ser que dispongan del don de la ubicuidad, en los centros de nuestras ciudades o en barrios poblados de ecuatorianos y marroquíes. De esos endemoniados de Latin Kings, vaya.

Y una curiosidad: ¿El precio de la vivienda se minusvaloriza en los sitios con un alto índice de población inmigrante como consecuencia del establecimiento de éstos, o los inmigrantes se establecen en esos sitios porque tienen más asequible el acceso a una vivienda en esos lugares?

Ah, y por cierto, a esos barrios degradados se van a vivir muchos jóvenes que no tienen ni para pagar la entrada de los superpisos de nueva construcción. ¿Será resultado del programa de liberalización de suelo puesto en marcha por una determinada administración? ¿Esto qué es, liberalismo habitacional?

Asimismo, no creo que esté muy testado que el nivel de los centros públicos haya bajado de forma proporcional a la presencia de alumnado inmigrante. Esta asociación no tiene correlato real.

Lo que sí es seguro que los gobiernos de determinadas comunidades autónomas con competencias educativas se han preocupado muy poco por mejorar la atención al alumnado inmigrante.

Dese una vuelta, Kantor, por la inefable (discrminatoria, añadiría yo) administración educativa madrileña...

En su lugar, se han encargado de cortar el grifo a programas de integración para así favorecer el rol de la escuela privada -y exclusiva- con un estricto y racista control de la admisión en nombre de la libertad de selección.

En fin, toda una rueda de agentes destinados, en nombre de la agilización administrativa y el déficit cero a desinvertir en la educación pública, con el subsiguiente debilitamiento del sistema, cuando lo que había que hacer era fortalecerlo, poniendo el acento, por supuesto, en el alumno. Pues, como todo el mundo sabe, es el elemento que debe orientar los currículos. Y, si el alumnado inmigrante es grande, con más razón.

Son muchos los profesores que se quejan de la falta de medios de la enseñanza pública, sin que la administración haga lo más mínimo. ¿Esto qué es, liberalismo educativo?

Otro tema: El muy respetado Sr.Robert Shiller está primado por aseguradoras o qué? Es que el tipo lo resuelve todo mediante ingeniosas fórmulas de riesgo.

Hablas de una propuesta de Shiller de seguros para habitantes de barrios en, digamos, "situación de riesgo social" y creo haber visto también una propuesta suya de administración de riesgos en cultivos de países subdesarrollados como una genuina fórmula "to save the poor". Increíble!

 
At 11:13 p. m., Blogger Kantor said...

Orden, señor clavijo, no deje que le domine la bilis...intente hilvanar un argumento.

"¿El precio de la vivienda se minusvaloriza en los sitios con un alto índice de población inmigrante como consecuencia del establecimiento de éstos, o los inmigrantes se establecen en esos sitios porque tienen más asequible el acceso a una vivienda en esos lugares?"

Las dos cosas, eso es el proceso de degradación urbana. Precios bajos=>poblacion social de riesgo=>Precios mas bajos. Un proceso autocatalitico.

"Asimismo, no creo que esté muy testado que el nivel de los centros públicos haya bajado de forma proporcional a la presencia de alumnado inmigrante. Esta asociación no tiene correlato real. "

Los centros publicos se estan hundiendo en geneneral, pero al igual que en los guettos americanos, este proceso es mucho peor en barrios como Villaverde, a cuyo instituto con toda seguridad no van sus hijos.

Y la educacion publica va muy mal en todos los sitios, con una histeresis de violencia en los barrios de inmigrantes.

"Son muchos los profesores que se quejan de la falta de medios de la enseñanza pública"

Tienen mas medios que nunca, y va todo de mal en peor.Y ellos lo dicen.

En cuanto a lo de Schiller, renuncio a explicarselo.

 
At 10:37 a. m., Anonymous jclavijo said...

Dado que las soluciones son difíciles... ¿debemos resignarnos?

Pienso que no. Abogo por una mayor intervención pública, basada en la coordinación de los Servicios Sociales de los ayuntamientos con la comunidad educativa de los centros públicos, que deben actuar partiendo de los datos ofrecidos por Inmigración y por los servicios de Empleo de los consistorios.

Cruzar los datos nos puede ayudar a tener una mejor perspectiva de la realidad y pasar a una intrevención más efectiva que corrija situaciones de discriminación y marginalidad, por medio de programas de intregración social y laboral, así como de servicio a la comunidad.

Becas, PGS, alternativas formativas y complementarias de la enseñanza reglada, escuelas taller, servicios de voluntariado, asesoramiento de jóvenes inmigrantes, fomento de la iniciativa empresarial, prevención de la drogodependencia, son buenas herramientas para atenuar y alterar el proceso de deterioro social.

Para ello, hace falta más intervención pública: más medios y más mediadores para que, que en la escuela pública no se reflejen los problemas ¿estructurales? sociales del barrio, sino que la educación sea un instrumento corrector de las desigualdades.

Claro que para ello,insisto, hace falta mayor inversión. Y mayor motivación. Hay que seguir apostando y seguir comprometidos para conseguir una realidad social más justa.

Que la autocrítica nos sirva para motivarnos más y viceversa. Y para plantear a las instituciones públicas que el gasto social es una buena inversión.

PD: En efecto, mis hijos no van al instituto de Villaverde. Por la sencilla razón de que no tengo hijos.

PD2: Siento haber herido su sensibilidad si me mofé de Shiller.

 
At 11:50 p. m., Blogger Kantor said...

"PD: En efecto, mis hijos no van al instituto de Villaverde. Por la sencilla razón de que no tengo hijos."

Es decir, que sabemos tus opiniones, pero no tus preferencias...

"Becas, PGS, alternativas formativas y complementarias de la enseñanza reglada, escuelas taller, servicios de voluntariado, asesoramiento de jóvenes inmigrantes, fomento de la iniciativa empresarial, prevención de la drogodependencia, son buenas herramientas para atenuar y alterar el proceso de deterioro social."

¿De que zona de Marte eres tu?

 
At 2:44 p. m., Anonymous jclavijo said...

Constato que, para ti, en nombre de la libertad política y su correlato el sacrosanto liberalismo económico, está permitido cometer aberraciones, vulnerar los derechos humanos y perpetuar injusticias que parecieran resultado de la naturaleza del hombre y, por tanto, irremediables.

Adiós, muy buenas.

 
At 12:30 a. m., Blogger Kantor said...

Desde luego que las injusticias no son irremediables, pero el voluntarismo y el irrealismo no van a solucionar nada. Solo pueden destruir lo que hay.

Esta claro que la izquierda cree que los de derechas somos malvados, mientras que nosotros sabemos que ellos son ignorantes.

 
At 5:49 p. m., Anonymous Anónimo said...

Otra importante anotacion, Kantor. Las soluciones son dificiles, pero hacerse el loco es estupido. Los franceses llevan una decada luchando contra sus guetos musulmanes, han enterrado billones de euros en ellos sin resultado. Nosotros NO tenemos billones de euros.

Lionel Jospìn, que no es santo de mi devocion pero es honesto, manifestaba su asombro a principios de esta decada al comprobar que la bonanza economica de 1999-20000 no disminuyó la criminalidad sino al contrario. El problema puede estar ya fuera de nuestras manos, debemos limitar su alcance.

- Naixin -

 
At 6:38 p. m., Anonymous Anónimo said...

El tal jcclavijo ha dicho:
"Asimismo, no creo que esté muy testado que el nivel de los centros públicos haya bajado de forma proporcional a la presencia de alumnado inmigrante. Esta asociación no tiene correlato real.

Pues bien, en Alemania está más que demostrado que los inmigrantes bajan el nivel...
pero en España también!
Un estudia de la fundación bbva ha constatado que, cuando el nº de inmigrantes en una clase supera el 6% (más o menos uno de veinte niños, vaya) el nivel de suspensos aumenta.
De todas formas, las personas que tiene dos dedos de frente se dan cuenta, sin necesidad de estudio alguno, que si metes en una clase a niños que no hablan bien el español o que provienen de países culturalmente paupérrimos, el nivel bajará.

 

Publicar un comentario

<< Home