domingo, junio 19, 2005

Sala-i-Matin: Los déficits gemelos y el dumping asiático (Revisitado)

De todos mis posts, hasta ahora ninguno ha resultado tan espectacularmente profético y crecientemente actual como el que escribí en Diciembre de 2004 sobre China y el déficit comercial estadounidense. Os recomiendo que lo leáis y que después os leáis el artículo del viernes de Sala-i-Martín en “La Vanguardia”.

Los últimos seis meses han confirmado las posiciones que expresé entonces, y muchos economistas importantes de este país han escrito sobre el particular en la misma línea: Recarte, Urrutia y Sala-i-Martín. Como podéis ver hay algunos acuerdos y algunas discrepancias.

Todos estamos de acuerdo en que la situación es insostenible, y todos entendemos que si se ha llegado a este punto es por una conjunción de políticas neo-mercantilistas y de distorsiones estatales. Pero mientras que ellos ponen la culpa en las políticas de Bush (supongo que por hábito), yo creo que toda esta dinámica empezó en Beijing. Al fin y al cabo, el dólar flota. Es el yuan el que está fijo.

Hoy me voy a dedicar al artículo de Sala-i-Martin, porque es el más famoso de los economistas españoles (¿?), y porque seguramente es uno de los mejores. Pero también él se ha unido al aquelarre apocalíptico.

Bien, yo mismo soy bastante dado a predicar el fin del mundo, pero Armageddon en el que creo tiene que ver con combinaciones pesadillescas de iraníes y armas nucleares, y desde luego no con una situación económica cómicamente embrollada y relativamente grave, pero no catastrófica.

Sala-i-Martin critica a Rato por pedir una reevaluación del yuan; yo por el contrario creo que la reevaluación del yuan llega con seis o siete años de retraso, aunque por supuesto debe ser suave. Las transiciones monetarias tienen que tener dos características: deben ser ordenadas y deben ir en la dirección correcta. El hecho de que la política monetaria sea neutral en el largo plazo, no quiere decir que no sea efectiva en el medio plazo, y los errores y las prisas se convierten en liquidaciones prematuras de activos, paro, recesión y en el peor de los casos, en quiebras bancarias en cadena: lo único que nunca se debe permitir. Un banquero central solo tiene dos funciones: en tiempos normales, controlar la inflación, en tiempos de crisis, evitar las quiebras bancarias.

Pero si bien estoy de acuerdo en el gradualismo, no puedo estar en la dirección que propone Sala-i-Martin, ni en última instancia en su diagnóstico:

“El problema es que la limitación de importaciones chinas (ya sea a través de quotas -como quieren los europeos- como si es a través de la revalorización del yuan -como quieren los norteamericanos-) además de ser una injerencia intolerable en los asuntos internos de ese país, perjudica a la mayoría de consumidores europeos y estadounidenses ya que causa una subida de precios”

Esto me parece particularmente absurdo, porque la VERDADERA POLITICA PROTECCIONISTA en esta historia es el tipo de cambio fijo, no porque los tipos de cambio fijos sean necesariamente un error, sino porque deben cumplir una condición de neutralidad. Un Estado no puede acumular reservas indefinidamente. Perdonad mi autocita pero…

“Los fundamentalistas de mercado suelen considerar que todos los regimenes monetarios salvo la flotación libre conducen al desastre y a la condenación eterna. Pero yo no soy un freak de los mercados de divisas: son los más inestables y los más dados a toda clase de equilibrios autoinducidos y operaciones extrañas. Comprendo perfectamente que países relativamente pequeños y financieramente frágiles se eviten los riesgos de la flotación, utilizando algún sistema de control de capitales y un tipo oficial de cambio. Sin embargo, la esencia de las políticas sanas de control de cambio es replicar el cambio que generaría el mercado, evitando la volatilidad que le acompaña. Toda política cambiaria que vaya en otra dirección es insostenible, y daña la economía de quien la practica y de sus socios comerciales.

Replicar el tipo de cambio "de mercado" no es tan difícil: bajo un sistema de cambio intervenido como el chino, el estado actúa como una caja de compensación, donde los nacionales van a cambiar su dinero por divisa a un tipo fijo (en este caso yuanes contra dólares) y los extranjeros cambian divisa por moneda nacional. Si el tipo de cambio es sostenible (es decir replica al que pondría el mercado, ahorrándose la volatilidad) entonces las reservas de divisa del Banco Central se mueven alrededor de un valor fijo. Si la moneda nacional esta sobrepreciada, el Estado pierde reservas consistentemente. Si esta por debajo de su valor, el Estado acumula reservas. China ha multiplicado por 5 sus reservas en dólares desde 1999, pero en vez de realinear el tipo de cambio, ha decidido mantenerlo como política mercantilista, dañando el tejido industrial norteamericano”

Por tanto entiendo que el pecado original en esta historia es el tipo fijo del yuan, y que las políticas posteriores de Bush son una respuesta a este tipo fijo. Hace dos años tenía que leer todas las mañanas los teletipos de Reuters sobre comercio internacional y los Estados Unidos hicieron fuertes llamamientos a un tipo de cambio fijo pero más neutral. Dice Sala:

“Dado que Bush no parece dispuesto a reducir su desequilibrio fiscal, lo que pasaría es que el gobierno de Estados Unidos debería acudir a los mercados financieros en busca de los dólares que hasta ahora les prestan los chinos”

Pero precisamente Bush esta manteniendo el desequilibrio fiscal porque hay una barra libre de financiación barata; por eso la Reserva Federal le permite estos excesos y por eso no hay inflación. Es decir, lo que Sala-i-Martin no entiende es que los Estados Unidos son la parte reactiva,y que su reacción (que probablemente ha sido sugerida por la Reserva y que cuenta con su apoyo) es precisamente seguir corriendo déficits mientras los chinos sigan acumulando reservas: Ver el órdago y subirlo hasta que la otra parte quiebre o pare. Los programas presupuestarios de los Estados Unidos son reversibles: en particular los impuestos se pueden volver a subir o Bush puede empezar un programa de recortes: teniendo al Congreso de su parte no le sería difícil. No dependen de la financiación China, puesto que el propio déficit comercial lo ha provocado en buena parte el peg (tipo de cambio). Si el peg desapareciese, con el desaparecería buena parte del problema de financiación que tanto teme Sala-i-Martín.

En las actuales circunstancias, China esta ahorrando enormes sumas de dinero con una rentabilidad teórica del dos por ciento, que además puede ser licuada por la reserva cuando le plazca (por ejemplo con una inflación del 3%) , y ellos mismos son conscientes de que la situación que han creado a acabado por resultarles mas peligrosa a ellos que a nadie. De hecho la paradoja ha llegado al punto de que es muy posible que los Chinos estén financiando al 2% la inversión extranjera directa de las multinacionales americanas que ofrece rentabilidades de dos dígitos. (Las multinacionales americanas se benefician de rebajas fiscales financiadas por China y usan los recursos para sus inversiones reales [infinitamente más rentables] allí).

Las recientes demostraciones de fuerza de China contra Japón y Taiwan son ni más ni menos que un chantaje político para intentar sacar adelante una situación económica en la que nadie les mandó meterse.

3 Comments:

At 1:49 a. m., Anonymous Anónimo said...

Buen y completo artículo, Kantor (como siempre). La verdad es que he leído bastante del tema de China ya que, como comentas, esta de moda. Por lo que veo tu opinas que se debe reevaluar el yuang y así ir corrigiendo poco a poco los desequilibrios comerciales derivados del tipo de cambio fijo de la moneda China.
Hasta ahí entiendo el tema y, sin ser un experto, creo que es una posible solución. Pero me gustaría que me explicaras un poco más (y en lenguaje sencillo a ser posible) el mecanismo en virtud del cual China acumula reservas de dólares (esto más o menos lo entiendo con tu explicación) pero no entiendo porque eso es financiación barata pa los Estados Unidos. A lo mejor para economistas es sencillo pero para los que no lo somos (aunque nos interese mucho la materia) nos cuesta (por lo menos a mí). Me parace que ese punto es clave para luego poder entender la política de Bush.

Gracías por adelantado y perdón por las molestias. Estaré atento y seguiré aprendiendo economía (y otras cosas) leyendo tus comentarios.

Saludos. PLF2

 
At 11:19 p. m., Blogger Kantor said...

¿Que hacen los chinos con los dólares que acumulan? Compran bonos del Tesoro Americanos, es decir, los dolares vuelven a america y cambio los Chinos reciben que paga un interes y a vencimiento devuelve el capital. Esos bonos pagan un interes muy bajo, y con ese dinero, Bush financia las rebajas fiscales.

 
At 2:04 a. m., Anonymous Anónimo said...

Muchas gracias por molestarte en responder. Ahora ya entiendo mejor el tema. Es que lo de los bonos se me escapaba; pero ahora ya si me cuadra todo lo demás.

Saludos. PFL2

 

Publicar un comentario

<< Home