lunes, noviembre 07, 2005

El Eslabón Perdido de los Disturbios Franceses

Ayer por la noche, con las primeras noticias de otra noche de disturbios en Paris me acosté dando un puñetazo en la mesa y diciendo ¡que manden al Ejército!. Pero a las tres de la mañana desperté y abrí los ojos como platos con un pensamiento perfectamente inquietante:

¿Cómo de francés es el Ejército francés?

La respuesta es esta:

“Los soldados de origen inmigrante representan entre un 10 y un 20 por ciento de las Fuerzas Armadas”

Durante las últimas décadas, y en especial tras la desaparición del servicio militar obligatorio, los ejércitos europeos no han parado de degenerar en términos tecnológicos y operativos; pero muy especialmente en términos de capital humano.

El caso que más conozco es el Ejército profesional español, que en pasadas convocatorias llegó a aceptar reclutas con cerca de 70 de coeficiente intelectual. En el entorno altamente tecnológico de la guerra moderna, un soldado con un IQ de 70 solo puede estorbar. Pero con las dificultades de alistamiento que la evolución demográfica, la ideología pacifista dominante y los bajos salarios han creado, la calidad media del reclutamiento no ha dejado de bajar. Las consecuencias de esta evolución son particularmente peligrosas no solo para la operatividad del Ejército, sino también a medio plazo para la estabilidad política del país.

Actualmente la mayor parte de los soldados de reemplazo en España pertenecen no solo a la clase baja, sino a entornos abiertamente marginales. El consumo de drogas en el Ejército es una epidemia y en general no hay comportamiento asocial que no se de con mayor intensidad en el entorno militar. Aunque los oficiales están ejemplarmente formados y motivados, con la actual calidad de la tropa tanto la efectividad operativa como el comportamiento de los militares no está siempre a la altura que cabría esperar.

Las consecuencias de que la fuerza efectiva repose en mercenarios extranjeros y desclasados han sido históricamente catastróficas. No hace falta remontarse a los Ejércitos que contribuyeron decisivamente a la Caída del Imperio Romano. La composición social de los ejércitos europeos se parece cada vez más a la de los milicos argentinos de los años 70. El Ejército que debe defender el orden social y la libertad de las amplias clases medias, cada vez se parece menos a las clases medias a las que se supone que debe defender.

A pesar de su mala fama, el Ejército de los Estados Unidos ha seguido durante los últimos treinta años una dirección opuesta, contratando individuos cada vez más cualificados y aplicando pruebas de selección cada vez más rigurosas.

(Via VDARE)

“El 83% por ciento de los reclutas blancos tienen puntuaciones en la mitad superior de la escala de IQ (…) mientras que el 59% de los reclutas negros están en la mitad superior de la curva”

Como consecuencia, aparte de una oficialidad altamente preparada, el Ejército de los Estados Unidos esta formado por individuos de clase media-baja, pero no pobres. Además se trata de individuos relativamente talentosos, a los cuales se les garantiza una educación posterior.

“Aunque los negros están fuertemente representados en el Ejército, solo representan el 15% de las unidades de combate (…) y aún son más escasos en las fuerzas especiales o la fuerza aérea. (…) Virtualmente todos los reclutas blancos tienen acabados los estudios secundarios”

Es decir, el actual Ejército Americano no esta formado por resentidos sociales. Es de fiar.

En los conflictos étnicos y sociales de los próximos años, la fiabilidad y efectividad de las Fuerzas Armadas lo es todo. Un Ejército bien pagado y prestigioso atraerá individuos capaces y leales. Y será una herramienta de estabilidad y una garantía para las amplias clases medias que pagan los sueldos de los militares. Un Ejército como el francés, con una fuerte sobre-representación de grupos minoritarios y marginales, puede convertirse en una escuela de terrorismo y una fuente de conflictos.

Mucho cuidado con la fuerza efectiva, porque se acercan épocas de turbulencia social.

10 Comments:

At 12:31 a. m., Blogger EVF said...

Como sabes, estudié en Francia, y lo que está pasando estos días me afecta mucho.
A pesar de la cifra de inmigrantes que manejas, tengo que decirte que creo que la situación del ejército en España es más preocupante. Me explico: el ejército goza en Francia de un prestigio muy superior al que tiene en España.

No sé si se paga muy bien, pero los franceses "de raíz" están orgullosos de tener un portaaviones, un modelo de avión de caza francofrancés, y en general de su poderío militar de potencia media. No olvidemos que a la que pueden intervienen en Costa de Marfil o Haití, y que si Iraq les dolía es porque perdían una "colonia" y porque no había forma de ser ellos los que intervinieran militarmente. Hay "ferias de reclutamiento", como en Reino Unido o en USA, con gran éxito de público.
Mi compañero de habitación durante mis estudios, francofrancés de raíz, de clase media, y francamente inteligente, consideraba seriamente la posibilidad de alistarse, por supuesto en un cuerpo de élite como el ejército del aire.
Eso se traslada hasta a la Gendarmerie o la Police Nationale, donde apenas hay inmigrantes, y para tratar con los cuales, cuánto más rubio seas, mejor.
Ten en cuenta por otro lado que quizás la tasa de inmigrantes en el ejército incluya a hijos de reyezuelos de sus ex-colonias, que tienen por costumbre ir de prácticas al ejército de la antigua metrópolis.
Pienso por tanto que Francia (todavía) no tiene el problema de cuán leal pueda ser su ejército, a pesar del porcentage de inmigrantes; creo que es más complicado el tema en España.

 
At 5:14 a. m., Anonymous Anónimo said...

"En el entorno altamente tecnológico de la guerra moderna, un soldado con un IQ de 70 solo puede estorbar"

¿Tu has hecho el servicio militar en España? ¿Tu sabes de qué estás hablando? ¿Tú sabes lo que es verdaderamente necesario para empuñar y utilizar un arma?

Yo si. Durante mi periodo de servicio fui el responsable de la realización de los tests psicotécnicos de los reclutas de todo un regimiento, en una de las divisiones más afamadas del ejercito español. ¿Crees que los resultados fueron diferentes? Pero el IQ no era lo que importaba. Y te aseguro que aquellos muchachos no estaban nada mal entrenados para usar el material de que disponían. Y estoy hablando de soldados de reemplazo.

El problema es de escala de valores. Algo que resulta más dificil de emdir que el IQ en un ejercito de mercenarios, tan liberal él.

 
At 10:50 a. m., Anonymous belaborda said...

El usuario anónimo, dijo…

‘Y te aseguro que aquellos muchachos no estaban nada mal entrenados para usar el material de que disponían. Y estoy hablando de soldados de reemplazo.’

Si no deduzco mal, lo que pretendes decir con ese par de párrafos es que si los soldados de reemplazo ‘no estaban nada mal entrenados para usar el material de que disponían’, los actuales soldados voluntarios han de estarlo mejor.

A bote pronto se diría que sí, que la voluntariedad, que de hecho supone una selección positiva, en la prestación del servicio militar daría ese resultado. Y sin embargo, me temo que está ocurriendo en nuestro país todo lo contrario.

Porque mira lo que ha escrito Kantor: ‘Actualmente la mayor parte de los soldados de reemplazo en España pertenecen no solo a la clase baja, sino a entornos abiertamente marginales. El consumo de drogas en el Ejército es una epidemia y en general no hay comportamiento asocial que no se de con mayor intensidad en el entorno militar.’

Y me temo, otra vez, que tiene razón. Vamos, que es justamente así y que solo la certeza, que también Kantor ha señalado, de la excelente formación de la oficialidad (y de los suboficiales y mandos superiores añado yo) con seguridad equiparable a la de los cuadros de mando de ejércitos modernos de países de nuestro entorno, ofrece un rayo de esperanza. Si llegara el caso de un conflicto grave sería en sus manos donde estaría la puesta a punto y empleo de soldados de recluta universal a la que habría de recurrirse de nuevo, sin duda mejores en su conjunto que los que ahora mandan.

 
At 12:24 p. m., Anonymous Cristiano said...

Supongo que quienes escriben comentarios como ese segun el cual " la excelente formación de la oficialidad (y de los suboficiales y mandos superiores añado yo) con seguridad equiparable a la de los cuadros de mando de ejércitos modernos de países de nuestro entorno" pertenecen a las generaciones que ya no han hecho la mili y hablan de oidas.
Despues de pasar 12 meses en el antiguo IMEC (la mili de los universitarios de antes), estado en tres cuarteles (uno de ellos supuestamente de tropas de elite), y una escuela de aplicacion de artilleria (Fuencarral) durante los primeros anos 80s, lo que yo he visto es : equipo del ano de la polka, proyectiles de obus de la guerra de Corea (con la banderita de la ayuda USA en las cajas) buena parte de los cuales no estallaba despues de ser disparada (yo era observador de artilleria y a menudo debia fiarme del polvo y de los movimientos de piedras para saber donde caian los proyectiles), tropa vestida andrajosamente porque la ropa de los almacenes desaparecia misteriosamente y habia que ir al Rastro de compras, corrupcion evidente (la calidad de la comida dependia de quien fuera el capitan responsable de cocina del periodo), poco o ninguna practica que no fuera desfilar en orden cerrado, oficiales a tiempo parcial (todos tenian un curro de tardes), maniobras que eran solo una excusa para una borrachera massiva (de un egimiento entero!) ... En buena logica ahora la calidad de la tropa es peor, porque antes se correspondia con la calidad del ciudadano medio mientras ahora parece que solo van al ejercito los mas marginales.
Comprenderan que me ria mucho con esos comentarios grandilocuentes sobre la calidad del ejercito, oficialidad incluida, sobre todo cuando veo que a la edad en que en los USA un senor es general (sobre los 45) en Espana suerte tiene si es comandante.

 
At 3:01 p. m., Anonymous belaborda said...

Humm. No seré yo quien ponga en duda lo que parece ser experiencia personal de quien encima comenta. Tambien yo hice la 'mili'. También he leído el 'Ardor guerrero' de Muñoz Molina que, aunque escrito en los noventa, se refiere a un servicio militar hecho en 1979. En mi propia experiencia que puedo perfectamente fijar en esa época, pero en ambiente bastante diferente, también pude conocer algún oficial o jefe como los que se citan en uno y otro caso. Y, desde luego, lo referido al material. Pero no es de todo esto de lo que aquí se trata y a lo que yo me he referido: es de las FAS de hoy, año 2005, y dentro de ellas, del soldado y de los mandos.

Y vuelvo a repetir que en las mismas existe una oficialidad excelente, comparable en su formaciòn profesional a la de otros países del entorno. Lo demuestran cuando intervienen o en maniobras o en acciones de otro tipo realizadas conjuntamente con colegas de aquéllos. No tengo noticia de que lo hagan con desdoro, se les estime en menos o se les considere con menosprecio sino mas bien lo contrario.

En lo referente al soldado, pues también reitero lo ya expuesto, sin quitar ni una coma.

La cuestión del material escaso o de mala calidad, los emolumentos y cualquier otra de política de defensa, por absolutamente fuera de la competencia o atribuciones de esa oficialidad, mal se le puede achacar las deficiencias o errores que en su gestión puedan existir o cometerse.

Y, para acabar: me importa un comino la risa que pueda provocar en ese comentarista lo que denomina 'grandilocuencia'. En cuanto a mí no tengo por costumbre reírme de tales cosas, pero hay gustos para todo. Lo que sí me ha provocado una leve sonrisa son las últimas líneas del comentario referentes a que en USA se es general sobre los 45 años y 'en Espana suerte tiene si es comandante'. ¿Seguro? Lo de España, digo. Y el que en eso, precisamente, justifique un tanto su mucho regocijo. Como si estuviese en sus manos, de la oficialidad, el llegar a general en la cuarentena o antes (como Francisco Franco Bahamonde que creo lo era a los 33 años, ya ves). Sí, una leve y melacólica sonrisa.

 
At 5:52 p. m., Anonymous Cato said...

El catorce de Julio de 2003 tuve ocasión de presenciar el desfile conmemorativo de la fiesta nacional en la localidad francesa de Pau.
A mi juicio, el porcentaje de gentes de origen inmigrante no estaba entre el 10% y el 20%, sino que era, como mínimo, de un 20%, algo muy distinto.
También me llamó la atención que muchas de los inmigrantes eran mujeres, con unos físicos, por cierto, nada propios de un soldado.
Aunque el número de inmigrantes no sea mayoritario todavía, un pequeño número de inmigrantes en el ejército podría proporcionar armas a insurgentes, realizar acciones de sabotaje desde dentro y muchas otras cosas más...
Respecto del abandono del ejercito en España, se debe básicamente a que todo el mundo está convencido de que España jamás entrará en guerra de nuevo. Es una posibilidad que ni se contempla ni se quiere contemplar.
Para más inri, probablemente seamos el único país con un ministro de defensa que quiere un ejército pacifista en el que los soldados prefieran morir a matar.

 
At 6:08 p. m., Anonymous Anónimo said...

Pues no ... no iba yo por ahí.

Me consta que la tropa profesional de 2005 es infinitamente menos valiosa, en términos operativos, que la tropa de reemplazo de mi época (tengo conocidos militares y lo que digo no es cosa mía).

Pero repito: es una cuestión de valores, que nada tiene que ver con clases sociales, ni razas ni nada más que eso.

Sobre la dotación material, y el espírito pocohonesto de algunos (poquísimos, bien es cierto) profesionales, creo que poco se puede discutir.

 
At 12:26 a. m., Blogger Kantor said...

"Como sabes, estudié en Francia, y lo que está pasando estos días me afecta mucho."

Y a mi. Tomo nota del prestigio del Ejercito en Francia. El dato del numero de inmigrantes es alto, pero si tu dices que sus unidades mas operativas son nacionales, me tranquiliza un poco.

"Pero el IQ no era lo que importaba. Y te aseguro que aquellos muchachos no estaban nada mal entrenados para usar el material de que disponían "

Si con un IQ de 70 les daba para manejar el material con soltura, eso es que el material esta anticuado.

"Es una cuestión de valores, que nada tiene que ver con clases sociales"

¿Los valores no tienen que ver con las clases sociales? Como minimo la clase social tiene algo que ver con la ética del trabajo (por causalidad reversa).

Otra cosa; los oficiales que yo he conocido si estan bien formados.

Gracias a todos por participar.

 
At 11:40 p. m., Anonymous Anónimo said...

¡Que cosas se leen¡. En fin negar que las poca preparacion y el bajo coeficiente de los soldados en estas epocas de tecnologia creciente sean cosas irrelevantes son pateticas y peligrosas para todos en el futuro. Yo hice la mili en africa soldado de reeemplazo de sidi ifni,alli todo era 1º linea de fuego y nos entrenaron mucho, mucho comparado conn mis amigos que se quedaron en la peninsula haciendo su mili, que por cierto segun estos ni tiraron una misera granada de mano,si acaso algun peine de cartuchos en parcaticas de tiro.Osea creo que si hubiesemos tenido quwe enfrentarnos en ejercitos rivales les hubiesemos pulverizado en igualdad de medios. asi que 1º hay que seleccionar, 2º hay que formar, pagar etc.y asi tener un ejercito profesional moderno capacitado. ¿que le spaso a los argentinos?? 40000 argentinos muy patriotas contra 10000 ingleses tambien patriotas pero buenos profesionales y con mas medios seguramente. Y sabemos lapaliza que se llevaron los argentinos. Ah pero claro aqui siempre (con razon ademas) desconfiamos del ejercito, y poca cosa se hace paratener unas fuerzas armadas que sirvan en caso de conflicto. Ahi no se libra ningun partido politico. Creo que todos son poco proclives en formar un ejercito adecuado.
¡Cualquier dia nuetros amigos marroquies asomaran la nariz por Despeñaperros ¡¡ y entonces que señores politicos¿¿ se haran todos ustedes muslimes?? Que pais que paisaje y que paisanaje¡¡ En fin crucemos los dedos y algunos que recen¡.

 
At 11:46 a. m., Blogger Kantor said...

Absolutamente.España del coraje inutil.

 

Publicar un comentario

<< Home