sábado, octubre 22, 2005

Ayuda al Desarrollo vs. Fronteras Fuertes: Una Comparación Marginal de políticas Anti-Migratorias

Cuando el problema de la inmigración empezó a hacerse tan evidente que ya ni siquiera la izquierda anti-occidental podía negar su existencia, la maquina de fabricar ideología encontró una forma de convertir la necesidad en virtud, y empezó a exigir toda clase de programas de ayuda internacional bajo el argumento de que “desarrollando Africa”, se acabarían los problemas de las migraciones. Nótese que en la cosmovisión izquierdo-racista los africanos no tienen nada que ver en su propio desarrollo, ya que son sujetos pasivos de su propia Historia.

¿Tiene razón la izquierda? ¿Es la ayuda exterior un buen programa para acabar con los flujos migratorios?

Vamos a desmontar en dos etapas el mito de que la ayuda al desarrollo es una política anti-inmigración creíble:

Primero: el efecto económico de la ayuda al desarrollo es pequeño, nulo o incluso contraproducente.

Segundo:el desarrollo económico, en niveles de renta per capita muy bajos EXACERBA el problema migratorio.

1.-El efecto de la ayuda sobre el desarrollo

¿Cual es la capacidad de la ayuda internacional para generar desarrollo? Bien, la respuesta es más ambigua de lo que los liberales opinan. En países con un fuerte desarrollo institucional, como los del Pacifico Norte (Japón y Corea), el Estado de Israel, la Europa de la post-guerra e incluso dictaduras autoritarias y eficientes como la Taiwanesa, la ayuda ha jugado un papel menor pero apreciable en el desarrollo económico, abaratando ciertos productos, garantizando ciertos privilegios y en general estimulando los negocios.

“Menor pero apreciable”…. Ni la Europa de la post-guerra, ni Japon, ni Israel le deben su desarrollo a los dólares americanos. Quizá la mayor aportación de los Estados Unidos en estos casos ha sido dar ayuda militar, apuntalar la estabilidad política y ofrecer oportunidades educativas a las elites gobernantes. Los países se desarrollan por si mismos, y en última instancia la mendicidad internacional puede ser moderadamente beneficiosa, pero no ha hecho rico a nadie. Desde luego, la inversión privada internacional si ha jugado un papel esencial en el desarrollo, tanto por vía directa, como a través de sus externalidades tecnológicas.

Pero para los países con un fuerte subdesarrollo institucional, las rentas exógenas, tanto de la ayuda internacional como del petróleo han tenido efectos desastrosos en términos económicos y sobre todo de estabilidad política. Las beneficios del trabajo individual son de difícil apropiación por parte del Estado. Un Estado que grava a una sociedad de clase media productiva esta limitado por la necesidad de no destruir la estructura de incentivos que hace posible la existencia de su base fiscal.

Estas limitaciones no afectan a las rentas exógenas. La cleptocracia saudí ha acumulado muchas veces el Plan Marshall en cuentas suizas: el resto ha ido a sobornar a aliados tribales, jefes religiosos, terroristas internacionales y por supuesto a comprar esclavas en los mercados asiáticos de la carne humana. Pues ese es el modelo de África: el caos político-tribal de Nigeria, las dictaduras de África Occidental o el régimen racista de Zimbawe. La ayuda internacional en África solo ha contribuido a apuntalar regímenes criminales y a exarcebar la competencia por el poder y las fuentes de riqueza. Un melancólico experimento de Teoría de la Elección Pública…

Hecho estilizado del día: (vía Marginal Revolution): “Riqueza estimada en cuentas internacionales, por parte de residentes africanos, expresada como porcentaje del PIB del continente: 172%.” [1] Ya sabéis quienes son esos residentes….

Alguien podría proponer derrocar a esos gobiernos, antes de empezar los programas de desarrollo (como en 1945)… ¿con el apoyo de la ONU?¿O quizá de Francia?

2.-La curva de Laffer de la inmigración

Ya hemos visto que el mecanismo de transmisión que va de la ayuda hasta el desarrollo es más que dudoso. Esta aseveración no tiene un mérito especial. Se ha hecho en múltiples ocasiones, desde muchas tribunas. Pero todo el mundo acepta acríticamente que el desarrollo económico es en si mismo una forma de reducir los flujos migratorios. ¿Seguro? ¿Mas desarrollo = menos inmigración?

Bien, es evidente que los emigrantes económicos buscan países más ricos que el propio, y por tanto, la convergencia económica debería reducir los flujos migratorios entre países. En el caso de buena parte de América Latina o Europa del Este, este argumento me parece indiscutible. Se trata de países pobres, pero no miserables, y por tanto la decisión de emigrar esta al alcance de muchos. Pero donde prevalece la miseria, muchos, ni saben, ni pueden emigrar. Por eso, conforme los países pasan de miserables a simplemente pobres, los flujos migratorios que producen, aumentan.

Otro hecho estilizado:(vía Marginal Revolution): ”Contrariamente a la intuición económica los inmigrantes más pobres son los últimos en irse”. Y añade Tyler Cowen: “Conforme Mexico se enriquece, el número de emigrantes que vienen a América, aumenta“

Creo que esto nos permite construir una hipótesis económica sencilla: la respuesta de la inmigración entre dos países a las diferencias de renta tiene forma de Curva de Laffer. Por eso, para países muy pobres, un aumento de la renta per-capita, aumenta los flujos migratorios. ¿Os acordáis de las imágenes de la valla de Melilla? ¿Os disteis cuenta de que ningún inmigrante parecía desnutrido? Es que los desnutridos, no emigran…

Aquí os pongo un gráfico de la evolución estilizada que supongo para la relación entre flujos migratorios y renta per capita:



En el gráfico en cuestión, aparecen dos casos extremos: Senegal y Polonia. En el caso de Polonia, que esta en el lado decreciente de la curva, al dirigirse hacia la convergencia, disminuyen los flujos migratorios hacia el país rico; en el caso de Senegal, es justo al revés… En su momento intentaré estimar la curva para hacer aseveraciones concretas y empíricamente consistentes.

De momento la curva rompe el discurso culpabilista de la inmigración como resultado del subdesarrollo: por un tiempo, el desarrollo en África va a tener efectos negativos en forma de incrementos de los flujos migratorios hacia Europa. Y digo yo… ¿estamos preparados?

3.-La comparación marginal respecto del programa de fronteras seguras y diplomacia migratoria

Si los viejos principios socialdemócratas y samuelsonianos siguen en vigor, los programas de intervención pública deben compararse en términos de eficiencia marginal. Es decir, dado un objetivo cualquiera, elegiremos el programa público que logra con una unidad adicional de renta, una máxima eficacia para lograr el objetivo.

Ahora vamos a comparar en términos marginales los dos programas en liza: el programa de fronteras fuertes y diplomacia migratoria, contra un aumento del gasto en ayuda internacional. La pregunta es:

¿Por cada euro de ayuda internacional gastado cuantos inmigrantes menos alcanzaran nuestro territorio?

Y ahora:

¿Por cada euro gastado en defensa fronteriza (incluyendo programas de ayuda internacional condicionales en colaboración anti-migratoria) cuantos inmigrantes menos alcanzaran nuestro territorio?

Una mínima intuición indica que la respuesta a la segunda pregunta está varios órdenes de magnitud por encima de la primera. Por tanto, sin perjuicio de nuestras preferencias por la generosidad internacional, NO DEBEMOS CREER que con ese dinero estamos arreglando el problema migratorio.

Y de todos modos, al hacer la ayuda al desarrollo condicional en la ayuda que los países presten para reducir los flujos migratorios hacia Europa, podemos simultáneamente practicar la generosidad y defender nuestros irrenunciables intereses.


[1] Harper's Index, October 2005 issue, p.11

23 Comments:

At 9:01 p. m., Anonymous Anónimo said...

Volviendo a usar Las Palmas de Gran Canaria como ejemplo, y sin pretender ser pesado, contaré que hace unos 5 o 6 años, unos 200 negros decidieron hacer una concentración frente a la Sede del Gobierno para pedir papeles a despecho de nuestras leyes.
Sus físicos eran impresionantes. La estatura media podría estar cerca, según mis estimaciones, del 1,85; y de flacos no tenían un pelo. Eran pura fibra. Ahí fue cuando me dí cuenta de la despreciable mentira que suponía decir que huían del hambre y la miseria. Desde entonces he tratado de explicar a mucha gente el argumento expuesto hoy en esta entrada de blog, pero mi éxito ha sido escasísimo, a pesar de la simplicidad y la perfecta plausibilidad del argumento.
La mentira oficial sobre la ecuación inmigrante=ser hambriento, me recuerda a la bola marxiana, que afirmaba a un tiempo que los capitalistas mantenían a los proletarios al borde de la subsistencia Y AL MISMO TIEMPO afirmaba que el grado de explotación iba aumentando.
Al final va a resultar que el problema no es la inmigración, sino el retraso mental...

 
At 11:09 p. m., Blogger Wonka said...

Muy, muy interesante, como siempre. Puestos a construir esa curva de Laffer, imagino que utilizarás el flujo "emigratorio" neto dividido por población; la renta per cápita (¿en PPC?). Para los flujos migratorios, tengo entendido que la fuente estándar es la OCDE. Por ejemplo, en el link siguiente tienen, entre otros, datos de "expatriados" en porcentaje de la población para un montón de países.

http://www.oecd.org/document/51/0,2340,en_2649_37415_34063091_1_1_1_37415,00.html

 
At 11:10 p. m., Blogger Wonka said...

Vaya, se quedó cortado el link. En todo caso, se trata de la Database on immigrants and expatriates de la OCDE.

 
At 11:15 p. m., Blogger Kantor said...

Hola Wonka;

No me valen datos de stock. Necesito las series temporales de flujos migratorios. El equivalente a "Direction of Trade" del IMF, pero para flujos migratorios. Y luego habria que depurar muchos otros factores: distancia geográfica, existencia de una comunidad de emigrantes del mismo pais...

Pero seamos justos: La curva de Laffer original se escribio en una servilleta, despues de una comida... y ya ves, ha cambiado el mundo.

Por cierto Wonka, si quieres hacer una estimacion sobre esta idea, sientete libre. Seguro que se te da mejor que a mi. No se mucho de estadisticas demográficas.

 
At 11:17 p. m., Blogger Kantor said...

Por cierto, supongo que eres Cato:
Leo a Steve Miller desde que me lo recomendaste, y aunque sus tesis biologicistas para explicar las diferencias sociales entre razas me parecen muy dudosas, por lo demas es muy interesante.

Gracias por el link

 
At 11:33 p. m., Blogger Kantor said...

¿?

 
At 12:20 a. m., Blogger Wonka said...

Kantor, gracias por el "permiso" para hacer la curva de Laffer. Veré qué puede hacerse. Obviamente, si lo hago, la cita a tu blog es debida. Un saludo.

 
At 12:23 a. m., Blogger Wonka said...

Imagino que lo de Cato no va por mí, sino por el primer comentarista.

 
At 12:27 a. m., Blogger Kantor said...

Si, Cato va por el primer visitante.
Un saludo, y suerte con la estimacion.

Un saludo

 
At 3:40 a. m., Anonymous Poldec said...

Es de lo más brillante que te he leído. Casi siempre me impresionas pero lo de la Curva de Laffer de la inmigración me ha sorprendido no sólo por su buena formulación sino también por las consecuencias prácticas para las cuales no estamos preparados.
Yo también soy bastante exceptico con la ayuda al desarrollo a países sin estabilidad institucional.
También creo que son necesarias fronteras fuertes para poder defender nuestros intereses ya que es obvio que ni España ni ningún país puede soportar esa presión migratoria. A eso sumaría una política de convenios bilaterales con los países africanos para poder devolver a sus nacionales ilegales y para que los que vengan lo hagan con contrato de trabajo y en condiciones de legalidad.
Y si hay ayudas que sean selectivas y destinadas única y exclusivamente a aquellos países que presten garantías de su correcto uso. Y aquellos que se comprometan a reformar sus instituciones.
Pero, ¿No sería mejor reformar la PAC y suprimir aranceles? Es decir, que los africanos puedan colocar sus productos agrícolas en Europa y en USA a través de un comercio libre.
Finalmente, una pregunta ¿hay algún país africano que esté haciendo las cosas correctamente? Es decir, algún país que tenga estabilidad institucional y que haga políticas serias para poner unas bases sólidas que puedan dar lugar al desarrollo. Si conoces el caso, agradecería el ejemplo. ¿Y Sudráfica? ¿Puede ser el camino a pesar de los graves problemas que sigue teniendo?

 
At 4:01 a. m., Anonymous Cato said...

Si, soy Cato.
Me alegra haberte recomendado una web que te resulte interesante y te aporte algo. Y por supuesto que no hace falta que me des las gracias. Para mí es un placer.
En cuanto a las tesis biologicistas de Steve Sailer, yo a veces tengo también la sensación de que va demasiado lejos. Pero no nos preocupemos por esto, pues creo y espero que la ciencia nos sacará de dudas en los próximos lustros.
Y aunque no lo hiciera, el paso del tiempo aportará evidencia empírica que permitirá juzgar su plausibilidad mejor.
Por cierto, ¿se me permite preguntar de qué trabajas? Pura curiosidad.

 
At 4:13 a. m., Blogger Cato said...

A Poldec: he oído por ahí que en Botswana se lo montan bastante bien. Su modelo ha sido alabado por Joseph Stiglitz (se esté o no de acuerdo con sus tesis como economista, no deja de ser un nobel). Tienen una renta per capita bastante alta (cf. http://www.cia.gov/cia/publications/factbook/geos/bc.html). El problema: la tasa de sida se acerca al 40%... así que veo su futuro negro (no es un juego de palabras). Además, es un país enorme (mayor que España) en el que la población no llega a los 2 millones de habitantes, así que tengo mis dudas acerca de la utilidad de este país como ejemplo o modelo. Quizá simplemente aprovechan los recursos que un país tan enorme tiene que ofrecer a sus escasísimos habitantes.

 
At 8:32 a. m., Anonymous Anónimo said...

Como profesional de la co-operacion internacional que soy puedo decir que sus afirmaciones coinciden con mis observaciones personales, sobre todo en lo que se refiere a la practica inutilidad del desarrollo economico africano inducido desde el exterior.
Pero creer que los emigrantes "se van" de sus paises es una vision erronea de la realidad. En realidad son "atraidos" o "llamados" a los paises occidentales por dos fuerzas aparentemente contradictorias:
- los empresarios que buscan mano de obra barata, y
- la izquierda en sus diversas formas: los angelicos que quieren tranquilizar sus conciencias de ex-colonizadores, los partidos que buscan votos, y los revolucionarios que creen que los inmigrantes crearan otra de esas "contradicciones del sistema" que les llevara al poder.
Y, como telon de fondo, la utopia multicultural-multiracial que comparten liberales globalizadores y antiglobalizadores izquerdistas.
La unica relacion entre inmigracion y economia es el beneficio, perfectamente licito por otra parte, para los expresarios, que se deriva de la sobreabundancia de mano de obra. El resto de causas son ideologicas, y precisamente por eso los razonamientos economicistas no funcionan. Y es que hay otras cosas, y quiza mas importantes es el desarrollo historico que la economia. Marx no lo veia asi, pero sus sucesores lo tienen muy claro.

 
At 12:43 p. m., Anonymous Gulliver said...

Hay buenas razones para pensar que determinada ayuda para el desarrollo puede ser ineficiente, ¿pero es inevitable? ¿No se puede organizar mejor? En cualquier caso es cierto que no va a servir para reducir la inmigración, al menos a corto plazo. A corto plazo, control de fronteras. Pero, ¿No podría ser útil a largo plazo si los países que están en el lado pobre de tu curva pasan al otro lado?

Dejando de lado la inmigración, me interesa más la primera cuestión. La posibilidad de ayudar a África de un modo efectivo tiene interés más que por motivos egoístas (inmigración a largo plazo, estabilidad internacional), tiene un atractivo obvio aunque sólo sea por motivos éticos. Sin tener recetas mágicas ni la seguridad de que la ayuda efectiva sea posible, siempre se puede pensar el tema, al menos desde el punto de vista teórico.

Supongo que habría que empezar por identificar los obstáculos para el desarrollo de África, que deberían ser los focos de atención de la ayuda. Así a bote pronto se me ocurre el déficit crónico de educación; los problemas sanitarios que discapacitan a amplios sectores (como el SIDA o la malaria); el déficit de infraestructuras, sobre todo puertos y carreteras que son indispensables para cualquier actividad económica que salga del ámbito local. Y como no, la falta de un estado de derecho y de un entorno legal y administrativo amistoso para las empresas y el comercio. Tal vez también la falta de cultura de emprendedores sea un problema si desapareciesen los demás.

No creo que los problemas de educación y de sanidad sean fáciles de resolver, pero el dinero desde luego puede ayudar, sobre todo si se concede a organizaciones civiles locales o foráneas y vigilando el empleo de ese dinero, en lugar de dárselo al gobierno local.

¿El dinero podría ayudar a traer más democracia, seguridad jurídica y liberalización? Tal vez, si la ayuda internacional se da condicionada a avances en estos terrenos. Probablemente serían pocos los países que accederían al principio, pero si el programa funciona, podría haber un efecto contagio.

En resumidas cuentas, que la ayuda no tiene porque ser inútil en sí misma, sino sólo su mala gestión.

 
At 1:53 p. m., Blogger Kantor said...

Hola Gulliver:

Yo creo que lo de la ayuda no funciona, pero no olvides que este post es sobre inmigracion: y lo mas importante es que AUNQUE funcione, no arregla el problema migratorio.

En todo caso, te dejo este link, que siendo de izquierdas seguramente querras comentar.

http://www.project-syndicate.org/commentary/rogoff8/Spanish

Que no digais que oculto informacion...

 
At 3:06 p. m., Blogger AMDG said...

"La posibilidad de ayudar a África de un modo efectivo tiene interés más que por motivos egoístas (inmigración a largo plazo, estabilidad internacional), tiene un atractivo obvio aunque sólo sea por motivos éticos."

Si es por motivos "éticos" que lo hagan los que así lo consideran y de su propio bolsillo.

 
At 3:27 p. m., Blogger AMDG said...

Por si no se entiende:

Porque en una sociedad abierta, nadie tiene derecho a imponer a otros sus preferencias "éticas", y menos a exigirle que las financie.

 
At 3:28 p. m., Blogger Wonka said...

Kantor, estoy ya con lo de la curva de Laffer de la inmigración. No va a ser tan sencillo como pensaba al principio. Desde luego, no creo que sea tan sencillo como para resumirlo en un gráfico de los que me gustan. Ya tengo datos de flujos de migración neta (periodo 1996-2000), población y renta per cápita para un montón de países (están en el informe sobre desarrollo del Banco Mundial), pero tienen un problema: en los fujos de migración no podemos distinguir los debidos a razones económicas y los debidos a guerras. Habrá que utilizar una variable "dummy" con este dato (tanto para los países en guerra, sobre todo en África, como los fronterizos con ellos). Otra cosa que se puede hacer es quedarse con los datos por nacionalidades de los inmigrantes que llegan a países de la OCDE. En este caso estaríamos excluyendo casi todos los grandes movimientos de huida de conflictos bélicos. Si los encuentro, te lo digo.

Por ahora, no "sale" una curva como la de Laffer, aunque a medida que voy quitando los países en guerra en los últimos años, se parece un poco más.

 
At 5:48 p. m., Blogger Kantor said...

Bueno, la curva de Laffer solo representa una relacion estilizada entre estas dos variables. En la realidad, correlaciones cruzadas y similares pueden oscurecerla.

Pero es obvio que este tipo de relacion tiene que existir: basta la observacion de MR sobre inmigrantes Mexicanos para convencerse.

En todo caso, cualquier estadística que hagas sobre el tema resultará interesante

Un saludo

 
At 9:38 p. m., Blogger lbo said...

Creo que convendría que clarificases qué entiendes por "ayuda o cooperación al desarrollo". Hay todo un dispositivo de medidas que pueden ser entendidas bajo este concepto. Por supuesto soy escéptico respecto a las actuaciones que puedan hacer las ONGs (de elogiar en algunos casos, y un tinglado en otros muchos) y mucho más de la ayuda que se presta de modo gubernamental (que en muchos casos, como el tan conocido de Etiopia hace dos decadas contribuyó a la compra de armas y al exterminio de su propia población). Pero habría varios niveles donde creo es útil (como los préstamos tipo Cofides, o el condicionamiento a la recepción de ayudas financieras aue derivan del Acuerdo de Cotonou UE-ACP a las mejoras al entorno regulatorio). Entiendo lo que digo puede ser discutible pero, en cualquier caso, un análisis debería de poder distinguir entre los distintos mecanismos de cooperación al desarrollo.

 
At 10:14 p. m., Blogger Kantor said...

El dinero publico regalado a los Gobiernos Africanos, en conjunto ha sido poco eficaz para promover el desarrollo.

Y el desarrollo es poco eficaz como politica anti-migratoria.

Seguro que muchas cosas se pueden mejorar, pero no tanto como para marcar una diferencia desde el punto de vista migratorio, que es el enfoque de este post.

Salvo la condicionalidad de la ayuda en la colaboracion anti-migratoria.

 
At 6:54 a. m., Anonymous Anónimo said...

Yo he escuchado que a ghana no le van mal las cosas, por cierto kantor, excelente artículo.

Yo pensé que el libro de samuelson estaba desfasado, pero veo que te gusta bastante.

Séneca.

 
At 11:03 p. m., Blogger lbo said...

Dos reflexiones:
- No creo que sea facilmente deslindable la ayuda al desarrollo que se ofrece como contrapartida una colaboración en política anti-immigratoria. Normalmente la ayuda se establece bajo esquemas mucho más amplios, no tan finalistas.

- Date cuenta que de tu análisis, sin duda interesante, sale como escenario deseable uno conservador y reactivo: el cierre de fronteras. Si Polonia está terminando la curva, los países subsaharianos donde están?

 

Publicar un comentario

<< Home