viernes, noviembre 18, 2005

Diez Libros y Diez Economistas

1.-Diez Libros

“El Aleph” y “Ficciones”, Jorge Luis Borges: Por su prosa, por su imaginación y por su escepticismo perfecto sin mezcla de nihilismo alguno. Borges ha ofrecido al mundo dos intuiciones: el mito racional y la pluralidad de filosofías.

“La Biblia”:
Pero no toda; Génesis, Salmos, Sabiduría, Eclesiastés, Job, Isaías, Ezequiel, Jeremías y Ruth. Mientras los griegos inventaban la Ciencia, los judíos inventaban la Literatura.

“Memorias de Adriano”, Marguerite Yourcenar: Camus dijo esta frase inmortal: “Los hombres no son felices y luego se mueren”. Yourcenar nos enseño a ser felices aunque luego muramos. El Adriano de Yourcenar es el modelo moral supremo. Aqui mi post sobre él.

“Historia de la Decadencia y Caída del Imperio Romano”, Edward Gibbon: Gibbon escribía como Borges ya en el s.XVIII. El mejor libro de Historia que he leido, pero eso es lo de menos. Mi post, aquí.

“Las partículas elementales”, Michelle Houellebecq: El libro más importante de nuestro tiempo; Ciencia, amargura, amor y sexo: las veinte últimas paginas son pre-mesiánicas. El primer intelectual transhumanista.

“El cero y el infinito”, Arthur Koestler: El lector inteligente ignorará el mensaje anticomunista, y se centrará en la ética de la militancia y el sentido del deber identificándose a la vez con el disidente y con el chequista.

“La Fundación”, Isaac Asimov: El libro más influyente de mi vida: aunque mal escrito, casi todo lo que se sobre realismo político y moral utilitarista lo aprendí aquí.

“El Archipiélago Gulag”, Alexander Soljenitzin: La mejor obra épica del s.XX. El asesinato de Rusia bajo el comunismo. (Que curioso que la gran obra épica del s.XIX fuese precisamente "El Manifiesto Comunista")

“Los papeles Federalistas”, Alexander Hamilton: El mejor tratado de ciencia politica que yo he leído: lo escribió Alexander Hamilton como parte de la campaña para sacar adelante la Constitución de los Estados Unidos. “Must read” para los redactores de la Constitución Europea.

“El hombre estocástico”, Robert Silverberg: Desconocidisima y asombrosa novela sobre la relación entre predestinación y libre albedrío. La podeís descargar aquí (novela 173).

2.-Diez Economistas

No puedo elegir diez libros de economía ni de matemáticas porque casi todo lo que sé de ambas disciplinas lo he aprendido con libros de texto bastante intercambiables e impersonales. Sigo recomendando “Economía” de Paul Samuelson como el texto introductorio fundamental. Mi lista de grandes economistas.

Rene Descartes: Al aislar el sujeto del objeto, y acotar el campo de la consciencia, Descartes hizo la primera y más decisiva aportación a la ciencia de la acción racional.

Nicolas Maquiavelo: Creó el utilitarismo y el realismo político, es decir hizo avanzar la ciencia social desde la fase mítica a la racional.

Adam Smith
: Por inventar la economía y establecer su campo: la idea de mercado auto-regulado, división del trabajo, problema de acción colectiva…

Leon Walras: Formulación matemática del equilibrio económico, como interacción entre la realidad objetiva (funciones de producción) y el deseo subjetivo (función de utilidad), que se combinan en forma precios. El primer modelo económico perfecto.

Jhon Nash: Teoría matemática general del equilibrio social, de la que el equilibrio económico es solo un caso especial. Esto es lo que los economistas austríacos llaman “praxeología”.

Robert Lucas: Teoría matemática de la formación de expectativas

Walras, Nash y Lucas completaron el campo de las categorías matemáticas que subyacen a la acción racional.

Carl Menger: Por su Teoría de la Liquidez.

David Ricardo: Por su teoría del comercio internacional, pero sobre todo por su teoría de la renta. Después de leer esto (que es el mejor texto de economía del que tengo noticia) os quedará claro que ni los austriacos crearon el marginalismo, ni Black y Scholes inventaron la valoración por arbitraje.

Ludwig Von Mises: Por sus fenomenales aportaciones interpretativas, y su análisis de las limitaciones epistemológicas de la ciencia económica. “Acción Humana” es un libro de notas perfecto para que un economista matemático entienda el verdadero significado y limitaciones de los modelos y las consecuencias epistemológicas del subjetivismo. La narrativa austriaca y la econometría son dos herramientas principales para la economía aplicada. En su contra hay que decir que es parcial, sectario y tramposo. Un libro imprescindible, pero nunca un manual introductorio..

James Buchanan: Su praxeología de la acción estatal era el término de comparación necesario de la Teoría de los Fallos del Mercado.

11 Comments:

At 12:07 a. m., Blogger DIVINO FRACASO said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

 
At 12:11 a. m., Blogger DIVINO FRACASO said...

"Chapeau". Me faltan por leer 3 de la lista que me apunto y me callo. ¿Qué le parece incluir "El corazón de las tinieblas" de Conrad y "Moby Dick" de Herman Melville.

 
At 2:10 a. m., Blogger marine.fran said...

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

 
At 10:12 a. m., Anonymous belaborda said...

Una lista reveladora, Kantor; en ella únicamente aparece un título que yo consignara en la que hice: El ‘Archipiélago Gulag’ de Alexander Soljenitsin (He visto escrito este apellido en tres o cuatro grafías distintas y esta sirve como cualquier otra). Me ha encantado tu definición de la obra: ‘El asesinato de Rusia bajo el comunismo’. Sí, eso es hacerlo escueta y certeramente. La mía que por ahí, en algún blog, dejé escrita: ‘El mayor monumento jamás levantado al sufrimiento de los hombres a manos de otros hombres’.

Y a propósito de Alexander Hamilton, a quien también has incluido, me permito transcribir unos breves trazos sobre el personaje, en paralelo a Thomas Jefferson (el primero, secretario del Tesoro y el otro secretario de Estado en la primera administración de George Washington y que encarnaban dos filosofías políticas opuestas y contradictorias): Hamilton representaba el partido de la Resistencia; Jefferson, el del Movimiento. Jefferson, rico plantador, dueño de numerosos esclavos, era un demócrata; Hamilton, hijo ilegítimo, sin fortuna ni esclavos, era un aristócrata. Hamilton, que tenía sangre francesa en las venas y una lógica completamente gala [este bosquejo es de un francés] admiraba la tradición británica; Jefferson, que no tenía una gota de sangre francesa, admiraba a Diderot y Rousseau; Hamilton, pesimista como todos los aristócratas, pensaba que el hombre era un lobo para el hombre; Jefferson, optimista como todos los demócratas, afirmaba que el hombre nació bueno y que ha sido corrompido por la sociedad. Hamilton pensaba que un gobierno fuerte era necesario; Jefferson, que un gobierno debía gobernar lo menos posible. Hamilton, que parecía ardiente y temeroso, detestaba el desorden; Jefferson, que parecía un despreocupado y de suma buena voluntad, decía: «Me gusta una pequeña revuelta, de vez en cuando. Es como una tempestad en la atmósfera…» Hamilton anhelaba que el mundo fuese gobernado por «los ricos, los sabios y los buenos»; Jefferson quería que el mundo fuese gobernado por los hombres vulgares. Hamilton definía el pueblo como «una gran bestia»; Jefferson, como «un cuerpo que piensa». Hamilton, cívico, impaciente y a veces desdeñoso, no asignaba importancia alguna a la opinión pública: «Los hombres –solía decir- son unos animales que razonan, pero que no son razonables». Jefferson tenía confianza en el hombre y en la opinión pública. Hamilton se proponía fundar el Estado sobre la lealtad de los privilegiados; Jefferson, sobre el afecto de las masas; Jefferson se aferraba a la independencia de los Estados fundadores; Hamilton hubiera querido de buena gana debilitar los Estados para fortalecer el gobierno federal. Lo más curioso es que Hamilton, que se creía un realista, era un romántico; y que Jefferson, que se creía un idealista, era un realista.

Pido perdón por este comentario más extenso de lo que hubiera querido; pero es que dado que estos hombres marcaron con su fuerte personalidad los inicios de la historia constitucional de USA, y por inercia la subsiguiente hasta hoy, pienso que no estorba en absoluto conocer esos detalles. Ah, y personalmente, en aquel momento, yo hubiese militado en las filas de los hamiltonianos.

 
At 12:06 p. m., Blogger Kantor said...

Hamilton es un enorme desconocido. Y nunca esta de mas referirse a el, a su fascinante vida y a su tragica muerte a manos del architraidor Aaron Burr.

"¿Qué le parece incluir "El corazón de las tinieblas" de Conrad. "Moby Dick" de Herman Melville. "

Me gusto mucho "el corazon de las tinieblas", pero no lo incluiria en una lista de los mejores libros, aunque "Apocalipse Now" (que se basa en el libro) si la incluiria en una lista de las 10 mejores peliculas. No he leido Moby Dick, y me alegro, porque asi mi primera lectura será en ingles.

En cuanto a Fundación, uno puede burlarse de ella un millon de veces, y denigrar su estilo, pero
al hacer la lista estaba claro que iba a aparecer.Por cierto, ha salido mas que nigun otro libro en las listas de RedLiberal.

 
At 1:04 p. m., Anonymous Anónimo said...

Belaborda, me podrías indicar donde puedo acceder a tu lista de libros recomendados.

Séneca.

 
At 2:06 p. m., Anonymous belaborda said...

> 'Belaborda, me podrías indicar donde puedo acceder a tu lista de libros recomendados.'

Por supuesto: Aquí.
Pero más que de 'libros recomendados o recomendables' es lo que dice el título de la anotación: Libros que me influyeron, y algunos de ellos, como allí consigno, en plena niñez o adolescencia. En todo caso, esa lista como las otras que han ido surgiendo, tal la de Kantor, pueden ser indicativas respecto a la personalidad y gustos de quienes las han formulado.

 
At 10:25 p. m., Anonymous Poldec said...

Sin duda, es una buena lista de libros y de economistas. Yo también tomo nota de los que faltan.
Por otro lado yo, además del libro de Samuelson, recomendaría Principios de Economía de Gregory Mankiw como magnífico libro introductorio. La calidad es muy similar pero creo el de Mankiw realiza una exposición de los temas muy muy clara.

Saludos!!

 
At 11:59 a. m., Blogger eduardo said...

Creo que mucho antes de que aparecieran todos los economistas que citas un grupo de frailes españoles -los llamados monetaristas- se dieron cuenta de una ley que todavía se usa desde el BCE para subir o no los tipos. Cuanto mayor es el dinero en circulación mayores son los precios. Algo tan sencillo y básico, pero, a la vez, capital en toda la economía. Para mí son imprescindibles en una lista de 10. Y son españoles.

 
At 6:54 p. m., Blogger Juan Fernando said...

Kantor:

¿Por qué el libro de Mises es "parcial, sectario y tramposo" ?"

Gracias.

 
At 6:56 p. m., Blogger Juan Fernando said...

Ningún austriaco argumenta haber sido inventor del marginalismo. Claramente existen antecedentes...

 

Publicar un comentario

<< Home